martes, 16 de septiembre de 2014

Se utiliza la revista apocalíptica del Estado Islámico para reclutar y radicalizar a los extranjeros.


Un miembro leal a las hordas del Estado Islámico
en Raqqa el 29 de junio de 2014 (Reuters.)
Este no es el comienzo, dice la revista. Es el fin. Es la culminación de una guerra de siglos que se ha quemado y cocido a fuego lento, pero que nunca se ha concluido - que pronto las llamas crecerán y, al fin, lo llegará a consumir todo. Es el apocalipsis. Y está a punto de llegar.

Esta es la escalofriante visión que da la revista del Estado Islámico llamada "Dabiq ", que se publica en varios idiomas europeos, incluido el inglés. En una secuencia de gráficos y capítulos, se enmarca la guerra contra el Estado islámico no como un evento singular, sino como la continuación de una lucha de civilizaciones.

"Vamos a invadir la Península Arábiga, y Allah permitirá conquistarla", dice el segundo número de Dabiq, llamado "The Flood". "Entonces invadirás Persia, y Allah permitirá conquistarla. A continuación invadirá Roma, y Allah permitirá conquistarla. Luego deberás enfrentarte al [falso mesías], y Allah permitirá conquistarlo. "

Número 1 de la revista del E.I.
Entendiendo el encanto de ese mensaje, los analistas dicen , que es la clave para comprender los increíbles éxitos de reclutamiento del Estado Islámico, que se estima que ha llegado al menos a hacerlo con 12.000 combatientes extranjeros procedentes de 74 países.

La descripción que en Dabiq se hace de Occidente se denominan como "romanos" o "cruzados", y los simboliza con imágenes del presidente Obama y el senador  John McCain. Se usa una tradición apocalíptica islámica - comparando al Occidente de hoy con lo que en su día fueron los romanos - para movilizar a sus seguidores".

La ideología básicamente divide al mundo en dos bandos. No hay un tercer campo posible. Por una parte está el Islam y la fe, y por otro kufr (incredulidad) y la hipocresía. El bando de los musulmanes y los muyahidin  y el bando de los judios, los cruzados, sus aliados, y con ellos el resto de las naciones y las religiones de la incredulidad, todos ellos liderados por Estados Unidos y Rusia ".

Número dos de la revista
La revista fundamenta gran parte de su simbolismo en el nombre, que es la de la ciudad  norteña siria de Dabiq. A pesar del pequeño tamaño es de gran importancia histórica y religiosa, de acuerdo con el "Instituto para el Estudio de la Guerra" de EE. UU. Es allí donde ocurrió una de las  grandes "batallas entre Occidente y las fuerzas del Islam". Será el Armagedón.

"La hora no llegará hasta que desembarquen "los romanos" en... Dabiq", dice en el primero de los tres números de la revista, citando a los Hadith, dichos y hechos atribuidos al Profeta Mahoma. "Luego un ejército de al-Medina formado por las mejores gentes que pueblan la tierra en ese momento llegarán. ... Así que batallarán contra ellos. Luego, un tercio de [los combatientes islámicos] huirán; Alá nunca los perdonará. Un tercio morirá; ellos serán los mejores mártires de Allah. Y un tercio los vencerá; nunca les afectará la angustia. Entonces irán a la conquista de Constantinopla ".

La región de Dabiq también fue sede de la  batalla de 1516 entre otomanos y los mamelucos que los otomanos finalmente ganaron, consolidando el último califato islámico conocido.

Las alusiones históricas logran dos cosas. Primero evidencian el compromiso del Estado Islámico al estudio teológico -el líder del Estado islámico Abu Bakr al-Baghadi, que según refiere tiene un doctorado en estudios islámicos. Y segundo,  muestra el poder que un mensaje de este tipo tendría sobre reclutas occidentales, que expertos en inteligencia clasifican como personas "sin afecto, sin rumbo y carente de un sentido de identidad o pertenencia."


La revista critica severamente la sociedad secular, el empleo y los salarios ridículos y calificándolos como "esclavitud moderna". Tales mensajes son, por supuesto, no son nada nuevo.

Abu Musab al-Zarqawi, uno de los fundadores ideológicos del Estado Islámico que dirigían la rama iraquí de Al-Qaeda durante la guerra de Irak, invocó el mismo sentimiento. "La chispa se ha encendido aquí en Irak", dijo una vez , "y su calor continuará intensificándose - con permiso de Alá -. hasta que se quema los ejércitos cruzados en Dabiq"

En casi 100 páginas que tiene los tres números, la revista está repleta de imaginería resplandeciente y diseños elegantes. Las imágenes muestran  un militante enmascarado contra un telón de fondo en llamas y un arca en un mar agitado(las imágenes que acompañan el artículo) . Toda la presentación parece como algo salido de una película de ciencia ficción o de videojuegos.

La violencia, sin embargo, también es importante para el Estado Islámico - y Dabiq cuenta con un montón de eso, también, en la imagen y las palabras. La  brutalidad y el ánimo exaltado es una herramienta muy potente en la estrategia del reclutamiento. Hay fotos de cadáveres ensangrentados, edificios destruidos y, tal vez lo más inquietante de todo, una gran sección dedicada a la decapitación del periodista estadounidense James Foley. El grupo defendió su asesinato como represalia por "los innumerables episodios de los soldados estadounidenses de ejecutar a las familias y violar a las mujeres de los militares  de Estados Unidospara así purificar su conducta."

"Las familias musulmanas fueron asesinados aplicando la ambigua definición de" daños colaterales ", que los EE.UU. de forma unilateral se permiten para sí solo el derecho de aplicar", dice la revista dice en su tercera edición . "Por lo tanto, si un mujahid mata a un solo hombre con un cuchillo; es una matanza bárbara de un " inocente". Sin embargo, si los estadounidenses matan a miles de familias musulmanas de todo el mundo pulsando botones de disparo de misiles, son simplemente 'daños colaterales' ".



La revista presenta al Estado Islámico como la única voz musulmana y, como tal, enemigo inevitable de Occidente en el choque que va acercándose al final de sus días, escribió el Consejo de Relaciones Exteriores. Esto puede tener una resonancia particular en los países musulmanes vecinos, los cuales están habitados por muchos residentes que piensan que el Armagedón ocurrirá durante su vida.  Según la investigación Pew , más de dos tercios de Túnez, que ha enviado a cientos si no miles a Siria, creen en esto. E Irak ¿qué? Cuenta con uno de los porcentajes más altos de los creyentes con el 72 por ciento de sus residentes creen que verán el regreso del Mesías.

"Ha llegado el día," dice la revista , "que el musulmán irá andando a todas partes como un maestro, con honor, siendo venerado, con la cabeza en alto y su dignidad preservada."