jueves, 10 de diciembre de 2015

La vida y muerte de Pablo Escobar por Jame Mollison



+

Durante tres años, el fotógrafo británico James Mollison ha estado dedicado a  documentar el legado del rey de la cocaína Pablo Escobar que dejó miles de víctimas y admiradores en Colombia.

La mayoría de los habitantes de Colombia consideran a Pablo Escobar como un criminal. Durante dos lustros sumió al país en el caos, pero en los barrios pobres de su Medellín natal es más como un "Robin Hood". El narco donó millones de dólares ganados en el tráfico de cocaína en el mercado siempre rentable e inagotable de Estados Unidos; para la vivienda social, las iglesias y los campos de fútbol.

Escobar en España para asistir a la toma de posesión de su cargo de Presidente de Felipe González Márquez. 1982.
Muchos colombianos recuerdan los paseos gratuitos en el zoológico de la finca de Escobar "Hacienda Nápoles", cuando había elefantes, jirafas, canguros, rinocerontes, hipopótamos y aves exóticas.

En la zona que el rey de la cocaína reconstruyó en Medellín y que todavía se llama el barrio de Pablo Escobar; sobre las paredes de las casas penden retratos del capo de la droga y la inscripción "San Pablo", y su tumba es visitada por miles de personas, a pesar de la lucha de las autoridades contra el culto al antiguo "dueño" de la ciudad.

La imagen de revolucionario mexicano Pancho Villa (izquierda). Figura de cera de la colección del museo de la policía (a la derecha)


Pablo el día de la primera comunión, 1956

El tráfico de drogas

La carrera criminal de Escobar, el hijo de un granjero y un maestro de escuela, comenzó con el robo de lápidas del cementerio en Medellín. A los veinte años, encabezó una banda de pandilleros dedicada al robo de automóviles. Cuando en 1970 el mercado mundial de cocaína empezó a desplazar a la marihuana, Escobar entró en el mundo de la droga. Comenzó como proveedor de reventa de los traficantes de cocaína colombianos en los Estados Unidos, pero pronto controló toda la cadena. Abrió el primer laboratorio en Medellín y luego en los bosques tropicales de todo el país había una red de fábricas.

En 1977, Escobar fundó el Cartel de Medellín, y un año después su compañero Carlos Lehder compró una isla en las Bahamas realizando vuelos de pasajeros que desembarcaban allí desde Colombia, cargado con cocaína, que luego era enviada a un avión privado a Georgia y Florida. También se utilizó para el contrabando dos submarinos.

Estructura del cartel de Medellín, 1989
En poco tiempo el cártel fue capaz de acaparar alrededor del 80% del mercado de cocaína en los Estados Unidos y prácticamente monopolizó el narcotráfico en México, Venezuela, República Dominicana y España.

Durante el apogeo del cártel, Escobar ganó cerca de $ 60 millones al día, y la revista Forbes estimó la fortuna personal en 1989 en tres mil millones de dólares.

Carga de droga decomisada (izquierda). La pista de aterrizaje en la selva (derecha)
Matrículas falsas y máscaras para secuestros (izquierda). Casas en Florida, compradas en 1981 por Escobar (derecha)
Dinero del cartel incautado durante un registro, 1989

Política

En 1982, Escobar fue elegido como miembro suplente del Congreso de Colombia, recibiendo por tanto, la inmunidad parlamentaria y representó al país en la toma de posesión del presidente del Gobierno español Felipe González Márquez. Un año después, el ministro de Justicia Rodrigo Lara Bonilla acusó públicamente a las organizaciones de Escobar de tráfico de drogas y de grupos criminales sobre la base de los datos recogidos por su ministerio.

El rey de la cocaína fue expulsado del Congreso en enero de 1984. Unos meses más tarde, le dispararon en el "Mercedes" oficial ministerial a quemarropa con una ametralladora. Lara Bonilla murió en el acto.

Ese mismo año, las autoridades colombianas ratificaron un acuerdo con los EE.UU. para que los líderes de los cárteles de la droga fuesen extraditados. En respuesta, los líderes del cartel de Medellín crearon un grupo "Los Extraditables", que comenzó a llevar a cabo actos de intimidación. Comenzaron ataques a funcionarios del gobierno, policías y políticos.

La pared en una de las casas de Medellín con el retrato de Escobar (izquierda). Mitin de campaña con sus votantes, 1982 (derecha)
Reunión en el Congreso después de presentados los cargos por tráfico de drogas de Escobar
Escobar asistió a la toma de posesión de su cargo como Presidente de España de Felipe González, Madrid, 1982

Familia

En 1976, Escobar se casó con su novia María Victoria Eneo Viejo, pronto tuvo un hijo, Juan Pablo, y tres años más tarde nace su hija Manuela. Desde 1979, se trasladan a vivir a "Hacienda Nápoles" comprada por $63 millones de tres mil acres.

Se sabe que, incluso estando en la lista de personas más buscadas, el capo de la droga asistía con total impunidad junto a sus hijos los días de fiesta de la familia y los cumpleaños. En 1993, cuando los miembros de un grupo rival anunciaron la caza al rey de la cocaína se escondió con su familia en las montañas y una noche hizo un fuego donde quemó dos millones de dólares para que su hija Manuela no se congelara.

Tras el asesinato de Escobar, su familia huyó a Mozambique y luego a Argentina, donde Juan Pablo se cambió el nombre por el de Sebastián Marroquín. En 2009, pidió disculpas públicamente a los hijos de los políticos que fueron asesinados por orden del líder del cartel de Medellín, y en 2014 publicó un libro de memorias y lanzó una línea de camisetas con la imagen de su padre.

Fotos de la casa madre Escobar Gaviria Ermildy 2005
Con su esposa, María Victoria, principios de 1980
En una celda de la prisión con su esposa y su hija, 1992 (izquierda). Con su hermana el día de su 31 cumpleaños, 1980 (derecha)
El día del cumpleaños de su hija en la finca "Hacienda Nápoles", 1989

Terror

Tras la aprobación de la ley de extradición a los líderes de la droga con los Estados Unidos, Escobar patrocinó un grupo de militante llamado MAS («Muerte a secuestradores"). Además de un impresionante arsenal de armas a su disposición tenían su propio avión con 30 pilotos y combatientes entrenados en los EE.UU., con instructores israelíes y británicos. En 1989, el líder del cartel de Medellín ofreció al gobierno colombiano un trato: él se entregaría a la policía, si la ley de extradición era cancelada.

Tras la negativa por parte del gobierno, Escobar comenzó un periodo de terror.

En Bogotá fue bombardeada la sede del Departamento Administrativo de Seguridad, los principales servicios de inteligencia del país, así como los periódicos El Espectador y Vanguardia Liberal.

Por medio de sicarios mataron a un juez de la Corte Suprema, un coronel de la policía y el candidato presidencial Luis Carlos Galán

Los rebeldes habían volado en un Boeing 727. En su ataque suicida mataron a 110 personas.
El edificio del Departamento de Seguridad volado
Las víctimas del ataque
La madre de un oficial de policía asesinado con fotos de su hijo.
Miguel Maza, director del Departamento Administrativo de Seguridad en los años 1982-1991, sobrevivió a siete atentados contra su vida organizados por Escobar
Filantropía


En 1979, Escobar estableció un sistema de asistencia social "responsabilidad civil en acción", basados en la creación centros médicos en Medellín para las familias de bajos ingresos, creación de espacios verdes y construcción de instalacionesdeportivas.

El más importante y conocido programa de caridad del capo de la droga fue el proyecto "Medellín sin Tugurios", que preveía la construcción de miles de viviendas en la zona pobre de Moravia.

En laa ciudad fue reconstruida el barrio Pablo Escobar, donde viven casi 13 mil habitantes. Y a menudo iba por la ciudad repartiendo dinero a los más pobres.

En 1989, el club de fútbol local "Atlético Nacional", fue patrocinado por Escobar, que ganó la Copa Libertadores convirtiéndose así, en el mejor equipo de Hispanoamérica.

La celebración en honor del primer aniversario de la construcción del barrio Escobar, 1985
En la inauguración del campo de fútbol de 1982
En una corrida de rejones para la recaudación de fondos para el programa "Medellín sin Tugurios", 1983
Ocho de los hipopótamos del zoológico Escobar, 2004
En el zoológico "Hacienda Nápoles", 1980
Fallecimiento


En 1991, mediante un acuerdo con el Gobierno; Escobar se entregó a la justicia, poco antes de que Colombia adoptara una nueva Constitución que dejaba sin efecto la que prohibía la extradición de sus ciudadanos.

El narcotraficante construyó con su propio dinero la cárcel 'La Catedral', que tenía un bar, un campo de fútbol y un jacuzzi. Estaba totalmente controlado por el cartel de Medellín.

Cuando un año después, Escobar se enteró de la inminente decisión del presidente César Gaviria lo trasladaría a una prisión regular, organizó una fuga de "La Catedral".

Fotos para identificar los posibles cambios en el aspecto de Escobar
Un dispositivo para la interceptación de llamadas
Izquierda: plano de interceptación de las llamadas de Escobar, 1993, a la derecha: teléfono personal Escobar
Prisión "La Catedral", 1992
Celda de Escobar
La respuesta a su fuga. El Jefe del Estado creó un grupo de búsqueda especial dirigido por el coronel Hugo Martínez, coordinando esfuerzos con las agencias de inteligencia.

Para buscar Escobar y se unió a "Los Pepes" ('Perseguidos por Pablo Escobar) agrupación de sus enemigos en el negocio de la droga, los partidarios de la derecha y víctimas del terrorismo del cártel de Medellín. Durante un año, "Los Pepes" mató a más de 300 miembros del cartel y destruyó una parte importante de sus propiedades.

Después de quince meses de búsqueda, el 2 de diciembre de 1993, un grupo especial intercepta una llamada de Escobar y su hijo y encuentran su paradero. Ese mismo día le dieron caza y le dispararon en una azotea en Medellín.

Los soldados del equipo de búsqueda especial con el cuerpo Escobar
Viviendo ya en Argentina los hijos de Escobar dejaron de llamarse Juan Pablo y Manuela para convertirse en Sebastián y Juana Manuela Marroquin Santos, hijos no de María Victoria Henao sino de Isabel Santos. En 1999, cuando se descubrió que eran los legítimos  herederos del capo, la justicia argentina apresó a Victoria y a Juan Pablo durante 15 meses, curiosamente más tiempo que los días que pasó en la cárcel Pablo Escobar.

Las autoridades trataron de evidenciar actos ilegales durante su estadía en Argentina realcionados con blanqueos de dinero, suplantación de identidades y hasta narcotráfico, pero nunca pudieron probar delito alguno. Cinco fiscales pasaron por el caso, todos le dijeron lo mismo al famoso juez Cavalli: “aquí no hay nada”.

Una vez liberados de toda acusación judicial, los Escobar reiniciaron su vida con dinero que el gobierno colombiano le dio como indemnización por aquella guerra que había suscitado el narcotráfico. Porque de la herencia quedó poco. La familia fue obligada a reunirse con los líderes del grupo ‘Los Pepes’ y forzados a entregar cientos de propiedades que estaban a nombre del capo, a cambio de que ‘Los Pepes’ les perdonaran la vida. Lista en mano, fueron entregadas escrituras de casas, apartamentos, fincas, predios, carros y pinturas entre otros bienes de valor.