lunes, 21 de septiembre de 2015

Plan para Cataluña: Barruntar otra traición.

+


No sé, no sé pero aquí huele a chamusquina. Por más que le doy vueltas a la situación más me convenzo que aquí se avecina otra traición. Al estilo Sorayezco, al estilo Partido Popular de Rajoy. Como decimos por esta tierra española (Andalucía) un vaina. (En el diccionario de la RAE, dice que sólo se usa en Cuba, no sé.)

Igual que han hecho en el norte con la ETA, se han bajado los pantalones y se han cagado en todos nuestros muertos. Sangre derramada por tantos españoles que primero los unos (ZP) y luego los otros (el PP) han menospreciado
.
Porque, para qué mentirnos, la ETA ha ganado. Y el pueblo español ha perdido.

En fin, pero ya nos hemos acostumbrado... Las cosas del Constitucional como dirían en el Gobierno. Que respetan las decisiones de los jueces a los que han  nombrado y luego "untado" los partidos.

Aquí nos asalta la preocupación por lo que ocurre en Venezuela y Cuba y que los podemitas lleguen y hagan como allí.

Pues no sé.

La justicia en España no existe. Más injusticias y atropellos que se cometen en España, en fin...
Creo que si eres español y hablas español, no puedes trabajar en Cataluña, tus hijos no pueden estudiar en Cataluña, te insultan en Cataluña, no puedes animar a la selección en Cataluña.
En Cataluña han robado, roban y robarán, han defraudado a Hacienda, están defraudando y defraudarán. Hundieron incluso un barrio entero que se tragaron los comisionistas... y cada día las partidas dinerarias desde el gobierno de la nación no paran de crecer y de fluir para aquella zona.


Y es a lo que iba.
Huele a quemado. Esto de lo de la reunión de Soraya Saenz, de lo de dejar que unos delincuentes se conviertan en interlocutores con el gobierno del país al que deben representar y defender con todos los medios de los que se dispone, en unas negociaciones vis a vis; lejos de la cárcel, es como dejar que los de la ETA en vez de que cumplan las penas íntegras en la cárcel, que sean perseguidos por la policía, la Guardia Civil que los jueces de la Audiencia Nacional trabajen para ganarse el sueldo, desautorizando todo esto del enaltecimiento del terrorismo, de ilegalizar a los partidos políticos terroristas como Amaiur, Bildu, etc.
E, a propósito, iniciar un procedimiento contra los jueces y fiscales competentes de conocer y no actuar o favorecer, los enaltecimientos diarios y las legalizaciones de los partidos políticos etarras.
(Lo último es lo de Alsasua. Que, en realidad, no ha pasado nada. Bueno sí, que han apaleado a unos guardias civiles y sus esposas, que no han sido seis, sino todo un pueblucho infectado de terroristas.)
Después de todo eso, entonces, podremos decir muy enojados y molestos con la justicia de Venezuela que "están vendidos al poder político", "son unos indeseables". "Los DD. HH". "¿Dónde está la ONU?"

Pero, mientras tanto, creo que es vergonzoso que salgan nadie en España a dar lecciones de lucha antiterrorista, de estado de derecho y de democracia; cuando en realidad somos unos "consentidores." ¿Pedir para fuera lo que no hay aquí? ¿Justicia? Dónde está eso.

Porque si el "Plan para Cataluña" es que siga todo igual o mejor (para los independentista, me refiero) y se siga persiguiendo a los catalanes que se sientan parte de España y quieran sentirse en España como en su país. Que se siga robando sin que el dinero deje de fluir para aquellas "costas" y sin que se multe siquiera. Es mejor que se metan su idioma tribal con la estrella de cinco puntas por el culo y dejémoslo estar. De todas formas, un grano en el culo es mejor que deje una cicatriz y quitarlo; que no, tengas que estar con esa infección, de por vida, supurándonos.


Modestamente, yo cortaba de raíz el asunto. Cumpliendo la ley y hacerla cumplir a todos por igual. Pero, claro, soy yo. Soy sólo un voto. Y estos traidores del PP, tienen mucho seguidor acostumbrado a dejarse caer. A dejarse llevar. Y creo que han dejado pasar la ocasión. Un salpullido nacionalista, han dejado que se convierta en un tumor.

Lo peor de todo es que no van a dejar de España, nada. Lo que llevamos de democracia, entre unos y otros, han dejado para el arrastre lo que antes era un país y comprometida todas las generaciones venideras sobre unas bases de cieno o arena. Esto no tiene remedio. Se barrunta otra traición. Bueno, ya nos acostumbraremos y siempre nos quedará leer a la nueva intelectualidad pseudoperiodística y demás "tuitero" servil, que inunda la internet.