viernes, 11 de septiembre de 2015

Formas de aliñar (adobar) aceitunas en casa. Algunas maneras tradicionales.

+


Aliño (o adobo) de las aceitunas de mesa.
Se recogen las aceitunas con las manos y se machacan (también se pueden rallar, aunque no toman del mismo modo el adobo) sólo la cantidad necesaria, se colocan en un recipiente (en una orza de barro o tinaja, no aconsejo que se utilice recipientes de plástico) y se lavan echándole agua caliente. Luego se retira ésta y se echa otra agua y sal. se tapa el recipiente con hojas de hinojos, laurel y cidro, y se deja unos días. 

Hinojos
Más tarde se les esparce comino y sal y se van tomando cuando se necesiten comer. En el momento, se vierte sobre ellas orégano.



Otra receta.
Se recogen en octubre, se parten con una cala bien fuerte, se lavan con agua, y se colocan en un recipiente con nébeda, tomillo, hojas de laurel, cidro y hierbabuena. Se les echa un alquer de agua dulce y dos de vinagre y sal en la medida que sea suficiente; embárralas y déjalas hasta que estén buenas para comer.

Nébeda (nepeta cataria)
Otra receta.
Se recogen las aceitunas (de muy buena calidad y tamaños), se lavan con agua y se colocan en un recipiente; se les echa aceite, y se esparce sobre ellas sal, cilantro, hierbabuena y hojas de cidoro, laurel y orégano. Se bate miel con vinagre y se les echa encima hasta que las cubra sobradamente. Más tarde se tapan con hojas de hinojos y frutos de aumaque, y se embarran hasta que estén buenas para comer.

Cilantro
Aliño (o adobo) de las aceitunas negras .
Se recogen las aceitunas, se lavan con agua y se secan hasta que se apergaminan; después se coge tomillo y hojas de laurel, de cidro y de nébeda, se muele todo mezclándolo con un poco de vinagre y se deja macerar. A continuación, lo extiendes (lo amasado) en el fondo de una tinaja limpia ya untada previamente con aceite, colocas encima un manojo de aceitunas y luego un puñado de lo amasado, y lo vas apretando con la mano hasta que llenes la tinaja justo hasta el cuello. Después coges una cántara de agua dulce, se coloca en ella dos octavos de aceite y uno de vinagre; se echa todo en el agua vertiéndose sobre las aceitunas y se dejan 20 días tras haberlas tapado con hojas de laurel y cidro y granos de membrillo troceado. Pasado este tiempo, se prueba dicha agua y, si su sabor es como el del almorí macerado, se condimenta con ellas. Si su sabor difiere de éste, se les añadae vinagre y aceite, después se dejan hasta que estén buenas para comer.
.