lunes, 28 de septiembre de 2015

Dos veces cada día, por la mañana y por la noche antes de retirarme, leeré las palabras escritas en este pergamino.


+



Dos veces cada día, por la mañana y por la noche antes de retirarme, leeré las palabras escritas en este pergamino. La lectura por la noche deberá de ser en voz alta. Proseguiré de esta manera durante siete días, incluyendo el sabat, antes de continuar con el siguiente pergamino numerado. De esta manera, en el transcurso de diez semanas, habré terminado las bases para la construcción de una mejor vida nueva.

Comprendo que no se ha tomado ninguna provisión en caso de que llegase a olvidarme de una o más de esas lecturas cotidianas. Tal como sucede en la vida misma, me doy cuenta que el éxito que pueda lograr a través de la adquisición de esta sabiduría, estará en proporción directa con el esfuerzo dedicado a adquirirla...
        (OG Mandino, “El fin de la historia”. Editorial Diana)