sábado, 23 de enero de 2016

JARDÍN. Joaquín Romero Murube


+

Glorieta de los patos. Parque de la infanta María Luisa. Sevilla.

No es la fuente cuando corre
con cielos de musgo y plata,
ni es la brisa entre las hojas,
ni las aves cuando cantan.
No es la luz quebrada en oros
por el encaje de ramas
sobre la siesta profunda
del arrayán y la malva:
No es el temblor de los aires
al roce puro del ala,
cuando surcan por los cielos
mensajes de plumas blancas.
Es algo que está en la frente
o que por los labios pasa
otorgándole la dulce
presencia de la esperanza.
Son oros desvanecidos
sobre yedras de murallas,
con un tibio olor difuso
de soledades y savias.
...Es el jardín hecho tacto
sobre los pulsos del alma
cuando la luz de la tarde
brilla, ya muerta, en el agua.

Fuente de las ranas. Parque de la infanta María Luisa. Sevilla.