lunes, 17 de julio de 2017

LA ÚLTIMA BATALLA

+

"La batalla final entre el Señor y el reinado de Satanás será sobre el matrimonio y la familia." - Hermana Lucía de Fátima, en los años 80, en correspondencia con el entonces monseñor Carlo Caffara. Caffara, ahora cardenal de 78 años.



La periodista estadounidense Diane Montagna publicó una interesante entrevista con el cardenal Carlo Caffara, de 78 años, el ahora retirado arzobispo de Bolonia, en el centro de Italia, el 19 de mayo en la página web Aleteia 

Al mismo tiempo, Caffara ( foto ) dio una dirección muy clara y poderosa el 19 de mayo en Roma, contra el ataque a la familia tradicional, que también se publica a continuación, después de la entrevista.


Estos dos textos darán una idea de su intelectualidad, y eso parece importante, porque Caffara es uno de los cuatro cardenales que firmaron la dubia, las cinco "dudas" sobre el texto de la Exhortación Apostólica Amoris Laetitia presentada en privado a S.S. Papa Francisco y a la Congregación para la Doctrina de la Fe en septiembre pasado. Después de que las dubia no fueran contestadas, fueron hechos públicos en noviembre. Aún no se les ha respondido.

( Arriba, los cuatro cardenales que formularon las cinco preguntas o "dubia" (dudas) a Su Santidad en septiembre pasado: a la izquierda, el cardenal Walter Brandmueller, el cardenal Carlo Caffara, el cardenal Raymond Burke y el cardenal Joachim Meisner )

¿Quién es Caffara?

Fue elegido por San Juan Pablo II en 1981 para ser el primer jefe del Instituto de Estudios sobre el Matrimonio y la Familia de Juan Pablo II en Roma. Juan Pablo le hizo obispo en 1995 y lo nombró arzobispo de Bolonia a finales de 2003. El papa Benedicto le hizo cardenal en 2006. Se retiró en 2015. Cumplió 79 años el 1 de junio.

Caffara se ha pronunciado sobre la inmoralidad de la anticoncepción, y por ello ha sido criticada por teólogos católicos más progresistas. "Incluso el más pequeño error moral es mucho mayor que cualquier mal físico", ha dicho. "Sé que es difícil de aceptar cuando los peligros son grandes, pero la Iglesia está aquí para combatir los males morales".

Caffara con el papa Francisco
Caffara, en esta entrevista, describe algunos detalles sobre una correspondencia a principios de los años ochenta que tuvo con la hermana Lucía, una de las tres niñas a las que apareció Nuestra Señora de Fátima en 1917. (Los otros dos hijos, San Jacinta y San Francisco , Ambos fallecidos muy jóvenes y canonizados en Fátima, Portugal, por el Papa Francisco, la Hermana Lucía vivió hasta febrero de 2005, muriendo justo antes de la muerte del Papa Juan Pablo II.)

No es una información novedosa. Algunas de las cosas que dijo el cardenal Caffara hace ya nueve años, en 2008 que las dio a conocer el 16 de febrero de 2008 a la emisora de radio italiana Tele Radio Padre Pío, después de celebrar la Misa en el santuario del Padre Pío en San Giovanni Rotondo en Italia

La entrevista fue publicada en el boletín de Voce di Padre Pio en marzo de 2008.

Y el sitio web de Rorate Caeli tradujo partes de la entrevista hace dos años, en junio de 2015, aquí.

"Al inicio de esta obra que me encomendó el siervo de Dios Juan Pablo II", dijo Caffara en 2008, "escribí a la Hermana Lucía de Fátima a través de su Obispo, puesto que yo no podía hacerlo directamente. Inexplicablemente, sin embargo, como no esperaba una respuesta, viendo que sólo había pedido oraciones, recibí una carta muy larga con su firma, ahora en los archivos del Instituto. En ella me escribió: la batalla final entre el Señor y el reinado de Satanás será sobre el matrimonio y la familia. No tengáis miedo, y añadió, “No tenga miedo, porque quien trabaje por la santidad del matrimonio y de la familia será siempre combatido y odiado de todas formas, porque este es el punto decisivo.

A continuación está el texto de la entrevista de Montagna el 19 de mayo de 2017 con Caffara ...

Cardenal Caffarra: "Lo que nos escribió Santa Lucía se está cumpliendo hoy" 

Diane Montagna | 19 de mayo de 2017

La visionaria de Fátima le dijo: "Vendrá un tiempo en que la batalla decisiva entre el reino de Cristo y Satanás será sobre el matrimonio y la familia".

CIUDAD DEL VATICANO - Las palabras proféticas de la Hermana Lucia de que "la batalla decisiva" entre el Señor y Satanás estarían sobre el matrimonio y la familia "se está cumpliendo hoy", dijo el cardenal Carlo Caffarra a Aleteia.

El cardenal italiano habló el viernes 19 de mayo en el cuarto Foro anual de la vida de Roma, un encuentro que reúne a más de 100 líderes de las familias y la vida de más de 20 naciones para discutir cómo defender y fortalecer el matrimonio y la vida familiar alrededor del mundo. mundo.

El cardenal Caffarra es el arzobispo emérito de Bolonia y el presidente fundador del Pontificio Instituto Juan Pablo II de Estudios sobre Matrimonio y Familia. También ha sido miembro del Tribunal Supremo de la Signatura Apostólica, miembro del Comité Presidencial del Consejo Pontificio para la Familia y miembro de la Pontificia Academia para la Vida.
Fue nombrado cardenal por el Papa Benedicto XVI en marzo de 2006. El Cardenal Caffarra fue uno de los 45 delegados escogidos por el Papa Francisco, escogidos para asistir al Sínodo Ordinario sobre la Familia en 2015.

En esta entrevista exclusiva, dada antes de su charla, el Cardenal Caffarra también describe cómo Satanás está tratando de destruir los dos pilares de la creación, a fin de crear su propia "anticreación"; y por qué, en esta batalla, la mujer es "el ser humano que más debe defenderse".

Eminencia, ¿qué puede decirnos de la carta que usted recibió de la Hna. Lucía mientras trabajaba para fundar el Instituto Pontificio Juan Pablo II para el Matrimonio y la Familia en Roma? 

Cardenal Carlo Caffara: En 1981 el Papa Juan Pablo II fundó el Instituto de Estudios sobre Matrimonio y Familia. Los primeros años (1983-1984) fueron muy difíciles. El Instituto no era querido.

¿Quién no lo quería? 

Caffara: No se quería dentro y fuera de la Iglesia, debido a la visión que proponía. Así que estaba muy preocupado. Sin preguntar a nadie, pensé: "Escribiré a Sor Lucía".

¿Cómo se le ocurrió eso? 

Caffara: Justo así. Pero como ustedes saben, desde el principio la patrona del instituto ha sido Nuestra Señora de Fátima. Está contenido en la Constitución Apostólica. Allí el Papa coloca el instituto bajo el patrocinio de la Santísima Virgen de Fátima. Tanto es así, espero que siga ahí, que cuando uno entra al instituto, al final del pasillo hay una estatua de Nuestra Señora de Fátima y la capilla del instituto está dedicada a Nuestra Señora de Fátima.
Y así, pensé escribirle a ella. Así que escribí, pero simplemente decía: "El Papa quería este Instituto. Estamos pasando por un momento muy difícil. Te pido que sólo ores. "Y añadí:" No espero una respuesta. "Sus oraciones serán suficientes para mí."

Como ustedes saben, para tener algún contacto con la Hna. Lucía, incluso por carta, uno tenía que pasar por su obispo. Así que envié la carta al obispo, y se la pasó a Sor Lucía.

Para mi gran sorpresa, después de no más de dos o tres semanas, recibí una respuesta. Era una carta escrita a mano y bastante larga. He dado testimonio jurado de lo que dice la carta. La carta terminó diciendo (1983 o 1984): "Padre, vendrá un tiempo en que la batalla decisiva entre el reino de Cristo y Satanás será sobre el matrimonio y la familia. Y aquellos que trabajarán por el bien de la familia experimentarán persecución y tribulación. Pero no tengas miedo, porque Nuestra Señora ya le ha aplastado la cabeza.

Esto quedó grabado en mi corazón, y en medio de todas las dificultades que hemos encontrado - y ha habido tantos, - estas palabras siempre me han dado una gran fuerza.

Cuando leyeron las palabras de Sor Lucia, ¿creían que estaba hablando de ese momento de la historia? 

Caffara: Comencé a pensar hace unos años, después de casi treinta años: "Señor. las palabras de Lucía están teniendo lugar ahora": "Esta batalla decisiva será la tesis de mi discurso de hoy. Satanás está construyendo una anticreación.

¿Una anticreación? 

Caffara: Si leemos el segundo capítulo del Génesis, vemos que el edificio de la creación se basa en dos pilares.

Primero, el hombre no es algo; él es alguien, y por lo tanto merece respeto absoluto.

El segundo pilar es la relación entre el hombre y la mujer, que es sagrada. Entre el hombre y la mujer. Porque la creación encuentra su finalización cuando Dios crea a la mujer. Tanto es así, que después de haber creado a la mujer, la Biblia dice que Dios descansó.

Hoy, ¿qué observamos? Dos terribles acontecimientos. Primero, la legitimación del aborto. Es decir, el aborto se ha convertido en un derecho subjetivo de la mujer. Ahora bien, el "derecho subjetivo" es una categoría ética y por lo tanto estamos aquí entrando en el mundo del bien y del mal, y decimos que el aborto es un bien; es un derecho.

La segunda cosa que vemos es el intento de equiparar las relaciones homosexuales con el matrimonio. Usted ve que Satanás está tratando de amenazar y destruir los dos pilares para que pueda crear otra creación. Como si estuviera provocando al Señor, diciéndole: "Yo haré otra creación, y el hombre y la mujer dirán: aquí nos gusta más".

Las Escrituras dicen que el diablo es el padre de la mentira, que se presenta como un ángel de luz...

En mi charla explicaré las palabras de Jesús cuando dice de Satanás: "Cuando miente, habla según su propia naturaleza, porque es mentiroso y padre de la mentira" (Juan 8:44).

Y así, en mi opinión -y no sé si Juan Pablo II ya lo había visto- en este tipo de situación el ser humano que más debe ser defendido es la mujer. De hecho, en su pontificado escribió Mulieris Dignitatem (15 de agosto de 1988, "Sobre la dignidad de las mujeres"). Allí buscó desarrollar una teología de la feminidad, porque entendía que se trataba de un punto delicado.

Entonces, ¿la mujer es el campo de batalla? 

Caffara: Hay un detalle en la Biblia que siempre me ha golpeado. Después del pecado original, Dios se dirige a la serpiente y dice: "pondré enemistad entre ti y la mujer". Es decir, Dios pone una enemistad particular entre la mujer y el mal, como si la mujer tuviera una especie de instinto para el bien, Porque Dios ha puesto esta enemistad entre la mujer y el mal. El texto continúa: "y entre tu simiente y su simiente", y aquí los teólogos ven la predicción del Hijo de María. Por lo tanto, la mujer tiene una participación particular que tiene consecuencias para la cultura, la sociedad y la familia.

Estamos conmemorando el centenario de las apariciones de Nuestra Señora a los hijos de Fátima. ¿Cuál es el mensaje de hoy? 

Caffara: Para mí, la originalidad de Fátima es esta: En Fátima, Nuestra Señora profetizó. En otras apariciones, no profetiza; Ella exhorta, al igual que en Lourdes: a hacer penitencia, orar, decir a los sacerdotes para construir una capilla en este lugar. Ella exhorta y recuerda las fuertes exhortaciones de Jesús a la penitencia y a la oración. Pero en Fátima profetiza; es decir, entra e interpreta acontecimientos humanos. Ella nunca había hecho esto antes.

¿También profetizó Sor Lucía? 

Caffara: Sí, ella entró plenamente en la profecía de Nuestra Señora y ha dejado sus Memorias. Algunos son muy impresionantes. Sentía que ésta era la tarea que Nuestra Señora le había dado, es decir, entregar e interpretar esta profecía.

¿Y las palabras de la Hermana Lucía acerca de la "batalla decisiva" también son una profecía? 

Caffara: Sí, absolutamente. Lo que la Hermana Lucía me escribió se está cumpliendo hoy.

(Y a continuación  está el texto del discurso que el Cardenal Caffarra dio en el Foro de la Vida de Roma el 19 de mayo.)

CARDENAL CAFFARRA: "NO SOMOS MÁS TESTIGOS, PERO DESERTERS, SI NO HABLAMOS ABIERTO Y PÚBLICAMENTE"

19 de mayo de 2017

Este discurso fue pronunciado por Su Eminencia Carlo Cardenal Caffarra el 19 de mayo de 2017 en el IV Foro Anual de la Vida de Roma, organizado por Voz de la Familia.

Por Carlo Cardenal Caffara

"Cuando sea levantado de la tierra, atraeré a todos a mí mismo" [Juan 12, 32]. "Todo el mundo está bajo el poder del Maligno" [1 Juan, 5, 19].

La lectura de estas palabras divinas nos da una conciencia perfecta de lo que realmente está sucediendo en el mundo, dentro de la historia humana, considerada en sus profundidades.

La historia humana es una confrontación entre dos fuerzas: la fuerza de atracción, cuya fuente está en el Corazón herido del Crucificado-Resucitado, y el poder de Satanás, que no quiere ser expulsado de su reino.

El área en la que tiene lugar el enfrentamiento es el corazón humano, es la libertad humana.

Y el enfrentamiento tiene dos dimensiones: una dimensión interior y una dimensión exterior. Consideraremos brevemente el uno y el otro.

En el juicio ante Pilato, el gobernador pregunta a Jesús si es un rey; si -que es el significado de la pregunta de Pilato- tiene poder político verdadero y soberano sobre un territorio determinado.

Jesús responde: "Ustedes dicen que yo soy un rey. Para esto nací, y por esto vine al mundo, para dar testimonio de la verdad. Todo el que pertenece a la verdad escucha mi voz "[Juan 18, 37].

"Jesús quiere que entendamos que su realeza no es la de los reyes de este mundo, sino que consiste en la obediencia de sus súbditos a su palabra, a su verdad. Aunque reine sobre sus súbditos, no es por fuerza o poder, sino por la verdad de la cual es testigo, que "todos los que son de la verdad" reciben con fe. "[Ignace De La Potterie].

Tomás de Aquino pone las siguientes palabras en la boca del Salvador: "Como yo mismo manifiesto la verdad, así estoy preparando un reino para mí".

Jesús en la Cruz atrae a todos a Él, porque es sobre la Cruz que la Verdad, de la cual es testigo, es resplandeciente.

Sin embargo, esta fuerza de atracción sólo puede tener efecto en aquellos que "son de la verdad".

Es decir, en aquellos que están profundamente a disposición de la Verdad, que aman la verdad, que viven en familiaridad con ella.

Pascal escribe: "No me buscarías si no me hubieras encontrado."

El que sostiene el mundo entero bajo su influencia, en cambio, domina a través de mentiras.

Jesús dice de Satanás: "Él era un asesino desde el principio y no está en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando miente, habla según su propia naturaleza, porque es un mentiroso y el padre de la mentira. "[Juan 8, 44].

La redacción es dramática.

La primera proposición - "Él era un asesino desde el principio" - se explica por el segundo: "y él no está en la verdad".

El asesinato que el diablo realiza consiste en no estar en la verdad, no morar en la verdad. Es asesinato, porque él está tratando de extinguir, de matar en el corazón de la verdad del hombre, el deseo de la verdad. Al inducir al hombre a la incredulidad, quiere que el hombre se acerque a la luz de la Revelación Divina, que es la Palabra encarnada.

Por lo tanto, estas palabras de Jesús sobre Satanás -como hoy la mayoría de los exégetas creen- no hablan de la caída de los ángeles. Hablan de algo mucho más profundo, algo espantoso: Satanás constantemente rechaza la verdad, y su acción dentro de la sociedad humana consiste en la oposición a la verdad. Satanás es este rechazo; Él es esta oposición.

El texto continúa: "porque no hay verdad en él". Las palabras de Jesús van a la raíz más profunda de la obra de Satanás. Él es en sí mismo una mentira. De su persona la verdad está completamente ausente, y por lo tanto es por definición el que se opone a la verdad. Jesús añade inmediatamente después: "Cuando miente, habla según su propia naturaleza, porque es un mentiroso y el padre de la mentira".

Cuando el Señor dice "habla según su propia naturaleza", nos introduce en la interioridad de Satanás, en su corazón. Un corazón que vive en tinieblas, en sombras: una casa sin puertas y sin ventanas.

En resumen, esto es lo que está sucediendo en el corazón del hombre: Jesús, la Revelación del Padre, ejerce una fuerte atracción hacia Él. Satanás trabaja contra esto, para neutralizar la fuerza atractiva del Crucificado-Resucitado. La fuerza de la verdad que nos hace libres actúa sobre el corazón del hombre. Es la fuerza satánica de la mentira que nos hace esclavos.

Sin embargo, no siendo espíritu puro, la persona humana no es únicamente interioridad. La interioridad humana se expresa y se manifiesta en la construcción de la sociedad en la que él o ella vive. La interioridad humana se expresa y se manifiesta en la cultura, como una dimensión esencial de la vida humana como tal. La cultura es el modo de vida que es específicamente humano.

Dado que el hombre está situado entre dos fuerzas opuestas, la condición en que se encuentra debe necesariamente dar lugar a dos culturas: la cultura de la verdad y la cultura de la mentira.

Hay un libro en la Sagrada Escritura, el último, el Apocalipsis, que describe la confrontación final entre los dos reinos. En este libro, la atracción de Cristo toma la forma de triunfo sobre los poderes enemigos ordenados por Satanás. Es un triunfo que viene después de un largo combate.

Los primeros frutos de la victoria son los mártires. "El gran Dragón, serpiente de la edad primitiva, a quien llamamos el diablo, o Satanás, seductor del mundo entero, fue lanzado a la tierra ... Pero ellos [= los mártires] lo vencieron por la sangre del Cordero y por La palabra del testimonio de su martirio "[cfr. Ap. 12, 9.11].

En esta segunda sección quisiera responder a la pregunta siguiente: en nuestra cultura occidental hay desarrollos que revelan con particular claridad el enfrentamiento entre la atracción ejercida sobre el hombre por el Crucificado Resucitado y la cultura de la mentira construida Por Satanás?

Mi respuesta es afirmativa, y hay dos hechos en particular.

El primer desarrollo es la transformación de un crimen [llamado por el Concilio Vaticano II nefandum crimen], el aborto, en un derecho.

Buena nota. No estoy hablando del aborto como un acto perpetrado por una persona. Estoy hablando de la legitimación más amplia que puede ser perpetrada por un sistema judicial en un solo acto: sumergirlo en la categoría del derecho subjetivo, que es una categoría ética. Esto significa llamar lo que es bueno, lo malo, lo que es luz, sombra. "Cuando miente, habla según su propia naturaleza, porque es un mentiroso y el padre de la mentira". Este es un intento de producir una "anti-Revelación".

¿Cuál es, de hecho, la lógica que preside el ennoblecimiento del aborto?

En primer lugar, es la más profunda negación de la verdad del hombre. Tan pronto como Noé salió de las aguas de las inundaciones, Dios dijo: "El que derrame la sangre de un hombre, la sangre de esa persona será derramada, porque a su imagen hizo Dios al hombre" (Gn. 9, 6]. La razón por la cual el hombre no debe derramar la sangre del hombre es que el hombre es la imagen de Dios. A través del hombre, Dios mora en su creación. Esta creación es el templo del Señor, porque el hombre habita en él. Violar la intangibilidad de la persona humana es un acto sacrílego contra la santidad de Dios. Es el intento satánico de generar una "anti-creación".

Al ennoblecer la muerte de los humanos, Satanás ha sentado los cimientos de su "creación": sacar de la creación la imagen de Dios, obscurecer su presencia en ella.

San Ambrosio escribe: "La creación del mundo se completó con la formación de la obra maestra que es el hombre, que ... es, de hecho, la culminación de la creación, la belleza suprema de todo ser creado" [Examen, Sexto día, Disc 9, 10,75 ; BA I, página 417].

En el momento en que se afirma el derecho del hombre a ordenar la vida y la muerte de otro hombre, Dios es expulsado de su creación, porque su presencia original es negada, y su lugar de residencia original dentro de la creación -la persona humana- es Profanado

El segundo desarrollo es el ennoblecimiento de la homosexualidad. Esto de hecho niega enteramente la verdad del matrimonio, la mente de Dios el Creador con respecto al matrimonio.

La Revelación Divina nos ha dicho cómo piensa Dios el matrimonio: la unión legal de un hombre y una mujer, la fuente de la vida. En la mente de Dios, el matrimonio tiene una estructura permanente, basada en la dualidad del modo humano de ser: la feminidad y la masculinidad. No dos polos opuestos, sino uno con y para el otro. Sólo así el hombre escapa de su soledad original.

Una de las leyes fundamentales a través de las cuales Dios gobierna el universo es que Él no actúa solo. Esta es la ley de la cooperación humana con el gobierno divino. La unión entre un hombre y una mujer, que se convierten en una sola carne, es cooperación humana en el acto creador de Dios: cada persona humana es creada por Dios y engendrada por sus padres. Dios celebra la liturgia de su acto creador en el santo templo del amor conyugal.

En resumen. Hay dos pilares de la creación: la persona humana en su irreductibilidad al universo material y la unión conyugal entre un hombre y una mujer, el lugar en el que Dios crea nuevas personas humanas "a su imagen y semejanza".

La elevación axiológica del aborto a un derecho subjetivo es la demolición del primer pilar. El ennoblecimiento de una relación homosexual, cuando se equipara al matrimonio, es la destrucción del segundo pilar.

En la raíz de esto está la obra de Satanás, que quiere construir una anti-creación real. Este es el último y terrible desafío que Satanás está lanzando contra Dios. "Te estoy demostrando que soy capaz de construir una alternativa a tu creación. Y el hombre dirá: es mejor en la creación alternativa que en tu creación. "

Esta es la espantosa estrategia de la mentira, construida alrededor de un profundo desprecio por el hombre. El hombre no es capaz de elevarse al esplendor de la Verdad. No es capaz de vivir dentro de la paradoja de un deseo infinito de felicidad. No puede encontrarse en el don sincero de sí mismo.

Y por lo tanto - continúa el discurso satánico - le decimos banalidades sobre el hombre. Le convencemos de que la Verdad no existe y que su búsqueda es, pues, una pasión triste y fútil. Le convencemos de acortar la medida de su deseo en línea con la medida del momento transitorio. Colocamos en su corazón la sospecha de que el amor no es más que una máscara de placer.

El Gran Inquisidor de Dostoievski habla así a Jesús: "Tú juzgas demasiado a los hombres, porque aunque sean rebeldes, nacen esclavos ... ¡Te juro que el hombre es más débil y más bajo de lo que jamás has imaginado que fuera! El hombre es débil y cobarde.

¿Cómo debemos vivir en esta situación? En la tercera y última parte de mi reflexión, trataré de responder a esta pregunta.

La respuesta es simple: en el enfrentamiento entre la creación y la anti-creación, estamos llamados a testificar. Este testimonio es nuestro modo de ser en el mundo.

El Nuevo Testamento tiene una abundante y rica doctrina sobre este asunto. Debo limitarme a una indicación de los tres significados fundamentales que constituyen testimonio.

(I) Testimonio significa decir, hablar, anunciar abiertamente y públicamente. Alguien que no testifica de esta manera es como un soldado que huye en el momento decisivo de una batalla. Ya no somos testigos, sino desertores, si no hablamos abiertamente y públicamente. La Marcha por la Vida es por lo tanto un gran testimonio.

(Ii) El testimonio significa decir, anunciar abiertamente y públicamente la revelación divina, que implica la evidencia original, descubierta solamente por la razón, usada legítimamente. Y hablar en particular del Evangelio de la Vida y del Matrimonio.

(Iii) Testimonio significa decir, anunciar abiertamente y públicamente el Evangelio de la vida y el matrimonio como si estuviera en un juicio [cfr. Juan 16, 8-11].

Me explicaré. He hablado frecuentemente de una confrontación. Esta confrontación asume cada vez más la apariencia de un juicio, de un proceso legal, en el cual el acusado es Jesús y su Evangelio. Como en todo procedimiento legal, también hay testigos a favor: a favor de Jesús y su Evangelio.

El anuncio del Evangelio del Matrimonio y de la Vida se lleva a cabo hoy en un contexto de hostilidad, de desafío, de incredulidad.

La alternativa es una de dos opciones: o se calla sobre el Evangelio, o se dice otra cosa.

Evidentemente, lo que he dicho no debe interpretarse en el sentido de que los cristianos deben hacerse ... antipáticos a todos.

Santo Tomás escribe: "Es lo mismo, cuando se enfrentan con dos contrarios, perseguir a uno y rechazar al otro. La medicina, por ejemplo, propone la curación excluyendo la enfermedad. Por lo tanto, pertenece al hombre sabio meditar en la verdad, en particular con respecto al Primer Principio ... y refutar la falsedad opuesta ". [CG Libro I, Capítulo I, no. 6].

En el contexto del testimonio del Evangelio, el irenismo y el concordismo deben ser excluidos.

En esto Jesús ha sido explícito. Sería un doctor terrible que adoptara una actitud irénica hacia la enfermedad.

Agustín escribe: "Ama al pecador, pero persigue el pecado." Note esto bien. La palabra latina per-sequor es un verbo intensificador. El significado, por lo tanto, es: "Cazan el pecado. Descúbrela en los lugares ocultos de sus mentiras y condúzcala, sacando a la luz su insustancialidad ".

Concluyo con una cita de un gran confesor de la fe, el ruso Pavel A. Florenskij. "Cristo es testigo, en el sentido extremo de la palabra, del testigo. En su crucifixión, los judíos y los romanos creían que sólo estaban siendo testigos de un acontecimiento histórico, pero el evento se reveló como la Verdad. "[ La filosofía de la religión , San Paolo ed., Milán 2017, página 512].

"Cuando sea levantado de la tierra, atraeré a todos a mí mismo." [Juan 12, 32].


Fuentes: Inside the Vatican, Aleteia, Adelante la fe.