viernes, 20 de mayo de 2016

EL (D)EFECTO PLACEBO


+


Mi agradecimiento sincero.

A Mariano Rajoy. Pese a la mala prensa, pese a que los números no le acompañan, pese a que debe sin intención de hacerlo (eso sobre todo) tener que seguir manteniendo a la neo-oligarquía burguesa catalana y su consumado golpe de estado, pese a tener que ser el presidente de un gobierno democrático que más terroristas a soltado a la calle en la historia universal, pese a encontrarse en la obligación de tener después que mantenerlos en las instituciones, empleando el dinero de las víctimas y de sus familiares.

A pesar de seguir robando, de inflar (sin intención de sostenerlo) el déficit público... (sostén=impuestos) de haber sido el adelantado en mostrar al mundo como hablar y explicarnos, sin tener que decir palabra (debates)

Mil gracias sean dadas al patriarca Mariano que a pesar de todo lo adverso que en derredor se hayan ido amontonando, las miserias de sus amigos, de sus colegas, de sus empleados, de sus personas de confianza. A pesar de todo ello, se mantendrá firme en su "Gran Misión" revelada para llevar a España a la tierra prometida.
(El fin justifica los medios)
Abrirá puertas y ventanas para orear con brisa fresca de la mañana la España de los funcionarios, de los corrompidos, de los que no lo quieren, de esos miserables que desean el mal de la patria, porque han perdido el miedo a perder el futuro comprometido de sus hijos, nietos, biznietos,...

-¡Ohoo! Insensatos que atentáis contra el "enviado". Abriré las aguas del mar, haré que caiga pan del cielo.

Gracias por acudir a la herida sin que se te llame.

Eres el summum de la coherencia de tus promesas. Velas por nuestros intereses, que son los de España. Un déficit controlado, un país de justicia, representantes virginales. Nada hay que temer. Serás grande entre los grandes, Mariano; eres la única solución... y nosotros lo sabemos.

¡Qué imbéciles! ¿Lo menos malo? Es lo único, lo irrepetible, lo incorruptible. Todavía queda mucho por hacer, sin hacer nada. Pagar corruptos, terminar la nueva sede, apadrinar comunistas, animar a los golpistas y mantenerlos para siempre. Apartar gentuza de mal pelaje que no consiente tu buenhacer y matar a más niños. Proteger valores tan elevados como la sodomía, el adulterio, el robo, la mentira, la mentira y la mentira. Implantar por los siglos de los siglos tu latrocinio necesario. ¡Todos contigo, Mariano!

Gracias mil, cabal y dispensador de bondades, bienhechor de nuestros infantes; los que aún no han nacido y los que si lo hicieron y sobre todo a los que has matado; por darles el recuerdo para siempre de tus manos rotas, herederos de una destruida patria de heterofobia, misandría y androfobia.

En fin, gracias por tu infidelidad, varón lastimero. Yo si te lo agradezco, Mi agradecimiento por haber permanecido firme en tu voluntad de resolvernos tu problema y el de quien te precedió, reconociendo toda su labor de esas leyes tan magníficas que aún perdura en el tiempo como la ley Aido, la de Memoria histórica,... fiel sucesor y encubridor de los delitos del Bar Faisán, el del 11-M, de aleccionar a quien se le encomendó la defensa de la Ley Parot en el Tribunal Europeo con una soberbia y digna de estudio, acción de brazos caídos, esa misma de la que tú eres el campeón. Medalla de oro y trofeo.