lunes, 14 de marzo de 2016

El Frente Polisario se prepara para la lucha armada en el Sáhara Occidental

+

Se desplegaron tanques y cerca de 25.000 hombres uniformados levantaron la bandera del Sáhara Occidental y se comprometieron a volver a su tierra natal.


TINDUF, Argelia - Después de décadas de vivir en el duro y extremo clima del desierto en el suroeste de Argelia, los refugiados saharauis y algunos de sus líderes dicen que han tenido suficiente y están mirando a un retorno a la resistencia armada.

A medida que el movimiento para la independencia del Sahara Occidental - conocido como el Frente Polisario - reunidos en el sur de Argelia para conmemorar el aniversario de 40 años de su fundación a finales de febrero, su poder militar ha ido creciendo. Cañones, tanques y lanzacohetes se han ido incrementando como cerca de 25.000 hombres uniformados que levantaron la bandera del Sahara Occidental y se comprometieron a volver a su tierra natal.



"Con la organización de las paradas militares de la RASD (República Democrática Árabe Saharaui) en su  40 º aniversario, los saharauis queremos demostrar que tenemos un ejército bien preparado", dijo a la prensa el primer ministro, Omar Taleb.

"La lucha armada por la independencia es una posibilidad que no se descarta y para la cual nos estamos preparando".

Las fuerzas marroquíes se manifestaron en el territorio saharaui contra España y se anexionaron el Sáhara Occidental en una maniobra no reconocida por la comunidad internacional. Una sangrienta guerra de guerrillas con miles de saharauis siendo expulsados ​​a Argelia donde han tenido que ganarse la vida para cubrir las necesidades básicas en un territorio y con las condiciones más duras de la tierra.

Mientras que un acuerdo de paz mediado por Naciones Unidas se firmó en 1991, muchas de sus promesas no han tomado forma y un referéndum sobre la independencia acordado no ha sucedido.

La presión internacional para encontrar una solución ha ido creciendo, con Ban Ki-Moon, la semana pasada, convirtiéndose en el primer secretario general de la ONU en visitar la región en disputa desde que comenzó el conflicto. Después de recorrer los campos en Argelia, ahora el hogar de algunos de los más de 90.000 saharauis e hizo un llamamiento para reanudar las conversaciones.

Su visita se produjo apenas una semanas después del desacuerdo entre Rabat y la UE y después de que el Tribunal de Justicia Europeo dictaminó que un acuerdo comercial agrícola era ilegal porque incluía el Sahara Occidental.

A pesar de las tensiones, sin embargo, Marruecos se ha mantenido firme, y las conversaciones entre el Frente Polisario y Marruecos han estado estancadas desde 2013. A finales del año pasado, el rey Mohamed VI anunció con orgullo que el "Sahara seguirá siendo parte de Marruecos hasta el final de los tiempos".

Proceso de paz estancado

La política oficial de la RASD mantiene la búsqueda de una solución pacífica al conflicto, pero Taleb dice que esto podría cambiar si las concesiones no se realizan de forma rápida.

Durante años, los negociadores del Frente Polisario exiliados debido a las décadas de conflicto han estado al margen de los jóvenes saharauis que no se acuerdan directamente de los combates y están desesperados por un cambio.

"Hemos esperado durante tanto tiempo en el desierto, pero ¿por cuánto tiempo debemos esperar?", Dijo Nafai, de 45 años, un soldado cuyo padre fue asesinado por el ejército marroquí durante la guerra de guerrillas.


Argelia siempre se ha implicado en el conflicto como un partidario directo del Frente Polisario. Ha sido sede de gobierno en el exilio durante décadas y ha sido previamente vinculado a la entrega de armas, entrenamiento, ayuda financiera y de alimentos. También se ha acusado de utilizar la cuestión del Sahara Occidental para promover sus propios intereses y socavar rivales regionales.

Sin embargo, pocos en Argelia o el Frente Polisario quiere hablar sobre los supuestos vínculos y Argelia se ha apresurado a negar que está proporcionando apoyo militar.  Un funcionario de Argelia, que pidió el anonimato, dijo que había desaparecido la incertidumbre en la región, en particular con la vecina Libia, lo que haría que "un nuevo conflicto armado fuese demasiado arriesgado".

"Una nueva guerra conducirá a un desastre real y produciría una situación que es difícil de manejar, sin mencionar la tragedia humana y la migración que va a dar lugar a ello", agregó.

Un experto en seguridad del norte de África dijo que la sensación de frustración provocada por la no intromisión de Argelia, era el culpable de la renovada amenaza de violencia.

"Después de casi tres décadas de alto el fuego, es obvio que para los saharauis la única solución que les queda es volver a la lucha armada porque los medios diplomáticos no han puesto fin al conflicto", dijo. "Realmente no me hago la idea de que Argelia es quien armó al ejército del Frente Polisario".

"RASD es un estado real y bien establecido con ministerios y un ejército" y además está operando en una región plagada de contrabandistas y grupos militantes donde todo se compra y se vende".

La creciente crisis humanitaria

Otras tensiones que ha avivado la llama de al discordia ha sido la disminución de la asistencia humanitaria que se ha hecho raquítica en los presupuestos de las ayudas globales como consecuencia de la crisis económica de 2008.

Aunque la llegada de los recursos han disminuido, la demanda se ha disparado, como era previsible.


En noviembre pasado, feroces inundaciones afectaron a más de 25.000 personas, según cifras de ACNUR. Inundaciones devastaron casas de los refugiados, incluyendo el abastecimiento de alimentos que quedaron dañadas o destruidas. La reconstrucción está en curso, pero en el campamento de Dajla, todavía son visibles las casas destruidas.

"Nací y crecí en estos campos y nuestra situación no ha cambiado en absoluto. La vida se ha vuelto más y más difícil sobre todo en el desierto con cuatro hijos ", dijo Djamila, de 35 años, que viven en uno de los campamentos.

Dhia, un estudiante de 22 años, explica lo frustrante que es vivir a la espera sin ningún signo de progreso. El "proceso de negociación no está ayudando en absoluto. No vamos a esperar tan pacientemente como lo que solía ser y la opción militar ha sido considerada como la solución si nada cambia ".

Con la creciente presión interna, Marruecos se está quedando cada vez más aislado internacionalmente dados sus problemas con la Unión Africana (de la que no es miembro), así como las Naciones Unidas y la Unión Europea, que han expresado su preocupación por los derechos humanos. Los saharauis dicen que el momento de actuar ha llegado.

"El Sahara Occidental se ha convertido en un estado maduro", Brahim Ghali, jefe del comité político del frente polisario. "No hay ninguna razón para dudar de los logros del Estado saharaui".

El canciller Salem estuvo de acuerdo.

"Por eso decimos que es un buen momento para Marruecos para aprovechar la oportunidad y se avenga al sentido común comprometiéndose a aplicar los términos que se han firmado bajo los auspicios de la ONU y la Unión Africana."

"La comunidad internacional (y) de la ONU, incluida la UE, no reconocen la soberanía de Marruecos sobre el territorio. La política de Marruecos, al final, no va a dar resultados ".