jueves, 17 de diciembre de 2015

El espíritu de los "Lapsi"

+




Bueno pues esta Navidad; ha conseguido Mariano que no se conmemore el nacimiento de Dios. Los villancicos se han sustituido por la cancioncilla monótona y cansina de "rebajar impuestos", de "España en serio", de "tú eres más corrupto que yo"; este año se ha olvidado el colgar en los balcones esa "neotradición" del tapiz con el Niño-Dios que nos ha nacido... e iluminan nuestras calles y plazas los carteles de las caras complacientes de nuestros muy mal avenidos (entre ellos, al menos; cara al público) políticos. 

Total que los anuncios de la televisión, esta Navidad, se reparten entre el "vuelve a casa vuelve..." (del turrón) y el de "yo prometo que...", puaf. Valiente mierda. 

Y claro, después de las elecciones, nos quedará seguir con lo de los pactos y, claro, sobrepasada la campaña: "Borrón y cuenta nueva". Se olvida el compromiso pregonado, cantado y enmarcado en la farola; para empezar (seguir más bien) a "meter mano" a los bolsillos de los ciudadanos. Ya no escucharemos más las amenazas "Constitucionales" a los independentista. Hay que tener en cuenta que desde que empezó este periodo de "democracia" y "libertad" en España, la traición es la bandera donde se envuelven las victorias sin mayorías absolutas de los partidos con la excusa de la "gobernabilidad". Dudo que esta vez sea diferente. La experiencia es un grado. Aunque aquí, no sirve de nada. La memoria para la mayoría de conciudadanos es la que tenemos en los ordenadores.

Recuerdo no hace mucho que hubo un partido que nos decía antes y durante la pasada campaña lo perjudicial de la subidas de impuestos, que lo de la subida del IVA era lo peor del mundo... ¡Ay, la memoria!  


Porque no nos engañemos, en estos momentos Montoro&Asociados está tapando deudas, agujeros dinerarios producidos por la "fuga de capitales" hacia Andorra y demás paraísos fiscales. Estamos en lo de apretarnos el cinturón para pagar a ladrones y/o partidos políticos y/o demás "mafias" e institucionalizadas bandas. 

Esto de los partidos políticos, justicia, sindicatos y sus amigos y sus votantes complacientes es como dijo Morgan Freeman en la película "Cadena perpetua"  estar institucionalizado. Desde que el PSOE con Felipe González hiciera suyo el proyecto de dirigir hacia qué sistema de gobierno tendríamos. Nos han encauzado por este tipo de "democracia" que vivimos. Se institucionalizó en las mentes de todos, que el fallo de los jueces se adivine con antelación por la composición de la sala o por el signo político de un determinado juez, sin que nadie se escandalice. 

Es la "amnesia selectiva" que padecemos (bueno, que padecen). Cómo se puede permitir que terroristas condenados a cientos de años estén sentados junto a los "Estamos contra el terrorismo" "Siempre con las víctimas". 
Amnesia selectiva. 
Permitida y complaciente por una sociedad prostituida en las esquinas y bajo la luz de las farolas de los partidos políticos, juzgados, sindicatos y sus amigos.

Por entonces, estaban los que: hicieran lo que hicieran, robaran lo que robaran, seguían votando al mismo. Elecciones tras elecciones, siempre el PSOE. Triunfos tras triunfos. Del otro lado, los que no nos rendíamos, ante los "juanes guerras", las "filesas", los "pollos del pinar"... y, de pronto, un día amaneció. 

Pero nada cambió de rumbo. Uhmmm. Fue distinto... sí. "El mal menor". Los Lapsi.

 En los primeros siglos de nuestra era hasta llegar al emperador Constantino, el emperador era considerado como un dios y por lo tanto los cristianos, al igual que todos los súbditos del imperio, se le tiene que adorar.
Los cristianos, que no adoraban los ídolos, fueron perseguidos y enviados al circo para ser devorados por los leones.

Entonces nacen aquellos cristianos, los lapsi, que piensan... Mira, verás; entre Dios y yo queda que soy cristiano, pero antes de que entre otro peor... en fin (el mal menor). Qué pinto yo muerto en el circo.

Así que yo voy "donde va Vicente". 
Como lo define el profesor Javier Paredes "El relativismo moral"
Yo estoy y voto "en contra de..."

Manifestaciones a la puerta del "mueblé" ¡No a la prostitución! esperando que el dueño de turno del establecimiento le guiñe el ojo para gobernar, después de pagar por el "servicio" recibido... 

En las elecciones "democráticas" de esta España de hoy se ha colectivizado el voto. La "ideología del rebaño." El voto individual como una parte más y no distinta de la masa mediocre, servil e incompetente. 

Dijo el escritor irlandés Shaw que "la democracia sustituye al nombramiento hecho por una minoría corrompida, por la elección hecha a merced a una mayoría incompetente."

Los valores, las ideas propias han dejado de tener sentido ya que es compartida por los partidos que se presentan. Es el tiempo de la vuelta al "guerrismo" aquello de los descamisados con trajes y corbatas que tanto criticamos los de derechas.
El voto del miedo.
El voto de la culpa.
"Si ganan los otros, será porque no me has votado." Mala cosa es que se transfiera la culpa en vez de reconocer errores. 

¡Mirad ahora si será razón que de su pena se me dé a mi la culpa! Quéjese el engañado, desespérese aquél a quien le faltaron las prometidas esperanzas, confiese el que yo llamare, ufánese el que yo admitiere, pero no me llame cruel ni homicida aquél a quien yo no prometo, engaño, llamo ni admito... (Q. I cap. XIV)

No es quién menos robó, engañó o traicionó, sino quien ni roba ni engaña ni traiciona. 

No es qué lobo comerá menos ovejas para ponerla a cuidar el rebaño. 

Da la sensación de que están dándonos la facultad de juzgar el tipo de delito e imponer la pena con los votos. A modo de Tribunal popular... OO. 
Para eso están el costoso aparato de funcionarios, mecanismos de control y sobre todo de jueces y magistrados. Pero como todos sabemos, ni funcionan ni controlan y mucho menos hacen justicia. Si todo estuviera en su sitio, ETA no concurriría a las elecciones porque sería ilegal, ni que decir tiene que las sedes que se han pagado con dinero negro estarían embargadas, los partidos financiados ilegalmente, también. Los ladrones tendrían las cuentas congeladas al menos, etc.

No. Las elecciones no son para juzgar delitos sino el modelo de hacer política conforme a tus valores e ideales. En teoría, no debería haber delincuentes en las listas electorales ni partidos que apoyen a criminales o EREs.

Cada uno es dueño de decidir su voto. Y en cada voto debe estar la voluntad individual de cada persona. Sus valores, sus ideas y su conciencia. De eso hemos de responder. Nunca de lo que decidieron los demás.

Sin embargo, somos presos de nuestra complicidad por el apoyo expreso que damos a quien ningunea sin disimulo nuestras creencias religiosas.

Leí ayer en el diario digital "Hispanidad" que ningún partido se disputa el voto cristiano. Al parecer no importa a nadie y menos al PP. El catolicismo y los valores cristianos no sólo han desaparecido de la campaña electoral sino que son considerado como radical y violento. 


http://www.hispanidad.com/

Como dije al principio, los cristianos fuimos, somos y seremos la comunidad más perseguida en toda la historia de la humanidad... en la España actual, además  la más ignorada. Esto último ha de ser gracias a los "Lapsi" que forman parte de ella. Nada que ver con las muy complacidas comunidades "gays", feministas y/o abortistas...

El "espíritu de los Lapsis" los de: "el mal menor..."