viernes, 5 de marzo de 2010

La caída

Hay un dicho popular que dice "Torres más altas cayeron". No hay duda que el juez estrella de la Audiencia Nacional, creyéndose torre vigía, cuan un faro que vela por marinos, marineros y nautas en la mar. Baltasar se llama y Garzón se apellida a demostrado que no hay más estrellas que las que vemos en el cielo y que en este mundo no hay mayor negocio que comprarse por lo que vales y venderse por lo que uno cree que es su valor.
Y hablando de negocios es redondo el que hemos descubierto del citado juez. Me refiero al de las conferencias, autofinanciadas por su condición de juez. Pero que ha dado esta vez en hueso.

Leo en libertad digital la noticia de que se presume una caída. Después de aprovechar una situación de privilegio, la estrella no era tal. Su luz se apaga, no obstante era cuestión de tiempo; era la crónica de una muerte anunciada. Sostenido a pesar, del chaqueteo constante, de autos llenos de defectos en su forma, de inasumibles apoyos de sus compañeros cuando algún narco sale de la cárcel. De su actitud en el Bar Faisán, de su actitud en el caso Gürtel, de su proceder en las escuhas telefónicas, en los devaneos con el poder, de las filtraciones de su juzgado ...

Cogido en la cama con la mujer de otro, ataca al cornudo diciéndole que no debería estar allí, que le está vigilando, que le falta a su intimidad. Esto es como todo. Puede que el cornudo se acongoje por los gritos del juez y así el adulterio se convierta en decencia o , por otra parte, puede que el cornudo se vea en el espejo y vea reflejado las dimensiones de su cornamenta.

La pelota, con perdón, está en el tejado de sus compañeros de oficio. Ellos son los que deben juzgarlo. Todos estamos apretando los dientes para ver como termina esto. Ya tenemos algunos antecedentes que nos han hecho temblar. Se librará de esta o no.

Como ya he dicho, es cuestión de tiempo, que la justicia sea justa y ciega, aunque no para ver el delito, sino para ver al delincuente. Es la reincidencia de quien sale de una y mil situaciones embarazosas, es lo de que el asesino vuelve siempre a la escena de un crimen. A Al Capone, se le juzgó por delito contra la hacienda pública, pero claro eso es otro país. Se me viene a la memoria, con respecto a lo de Al, qué pasó con Paula Chaves, pero Manolo Chaves, nada tiene que ver con Capone. No sé por que habré pensado en esto.